Menu
Carrito 0

¿Depresión? Causas y síntomas

Publicado por Eva Garcia Ferrer en

A raíz de mi experiencia con el trato humano y a estas alturas a lo largo de mi vida y profesión, aún sigo sin comprender porqué la sociedad no ha sido capaz de acabar con una lacra que afecta a más de 350 millones de personas en el mundo. Estoy refiriéndome a la enfermedad silenciosa del siglo XXI, la depresión

Durante años y quizás por lo que yo confundía como fortaleza, traté de observar con respeto lo que hoy reconozco como una debilidad. Y fue no haberlo valorado como un estigma social, ya que la mayor parte de esos millones de personas que la padecen, siendo tratable, están sin diagnosticar y sin tratar.

De la fortaleza a la depresión

Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos sufrido la tristeza, una de las emociones básicas del ser humano. Un sentimiento necesario que surge en algunas ocasiones y que no debemos evitar. Pues la tristeza, siempre y cuando no se instale en nosotros agónicamente, puede ser también una fuente de inspiración.

No hay que confundir las debilidades del ser humano cuando se atraviesa por momentos difíciles o cuando no llegamos a las expectativas que nos exigimos. con los estados de depresión, nuestra fortaleza puede tambalearse en el momento en el que, sin darnos cuenta, pasamos de vivir la vida a sobrevivir y es que la depresión es eso, sobrevivir en un oscuro túnel.

¿Qué tipos de depresión pueden afectarme?

Es muy importante saber diferenciar la depresión situacional de los acontecimientos que nos rodean, de la depresión clínica (o endógena).

La depresión situacional es muy común y es la consecuencia de situaciones que nos producen estrés y pérdidas (la perdida de un ser querido, decepciones, insatisfacciones, frustraciones....). Muchas veces en estas situaciones intentamos suprimir el sentimiento en vez de trabajar para mejorar éstos. Aceptar, canalizar y tener la capacidad de gestionarlos. Reconozco que muchas veces es difícil, sobre todo cuando no se pide ayuda. Elegir una terapia adecuada puede ser la clave.

La depresión clínica o endógena crece desproporcionadamente como resultado de una deficiencia o exceso en los neurotransmisores que segregan la serotonina (hormona de la felicidad) ante los mismos desencadenantes persistiendo por más tiempo . Incluso patrones genéticos pueden ser también la causa de una depresión clínica. Este tipo de depresión requiere un tipo de tratamiento diferente.

¿Cuáles son las causas y síntomas de la depresión?

Los desordenes mentales abarcan un sinfín de conductas. La depresión es un estado de vacío y desesperanza en el cuál la persona puede caer en ella por una infinidad de causas, que catalogarlas, puede ser todo un caos. Quizás catalogar los síntomas de la depresión son mucho más claros:

  • Sentimientos de desesperanza, culpa y ansiedad.
  • Tristeza, llanto, aislamiento.
  • Falta de concentración, insomnio.
  • Perdida o aumento de peso.
  • Lentitud motriz.
  • Falta de interés por las actividades cotidianas.

¿Cómo reducir los síntomas de la depresión de forma natural?

  1. Equilibra la alimentación e incluye suplementos nutricionales para asegurar la falta de nutrientes.
  2. Vitaminas del grupo B preferentemente B6 y Ácido Fólico.
  3. Omegas 3 útiles para una mente sana-
  4. Hipérico o Hierba de San Juan. Comúnmente utilizada para los trastornos del ánimo y demostrada su eficacia hacen que esta hierba sea también llamada "hierba de la alegría". Su uso en depresiones leves no tratadas con fármacos es de gran efectividad. Contraindicada en tratamientos retro-virales, anticonceptivos y antidepresivos.
  5. Griffonia Simplicifolia. Su alto contenido en 5HTP precursor de la serotonina (hormona de la felicidad)  la convierte en una respuesta eficaz para recuperar la serenidad y la calma.
  6. Ejercicio físico. Esta demostrado que una actividad física diaria mejora la salud emocional y la confianza.

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados